Blog de Mariarc00

2º evaluación Geografía

COMENTARIO DOMINIO DEL HAYA:

Nos encontramos ante un mapa geográfico de España en el que se expresa la distribución de la vegetación del dominio del haya. Este dominio se encuentra localizado en la franja norte de la península, ocupando parte de Galicia, vertiente norte de la Cordillera Cantábrica, norte de Navarra, País Vasco, norte de Aragón y Cataluña. Está condicionado por el clima atlántico. El dominio está ubicado en la región floral eurosiberiana. Se desarrolla en el bosque caducifolio que posee relativamente pocas especies que aparecen reunidas formando grandes masas. Las más características son el roble y el haya. En el sotobosque crecen helechos y musgos, en un ambiente sombrío causado por las copas de los árboles. El haya es un árbol de crecimiento bastante rápido, puede alcanzar hasta 30 metros de alto, tolera mejor el frío y peor el calor, requiere mucha humedad, por lo que es un árbol de montaña, que aparece en latitudes más bajas en el ramal norte del Sistema Ibérico y en las sierras más orientales del Sistema Central, donde se encuentran los hayedos de Montejo y Tejera Negra. Se adapta a suelos calizos y silíceos, aunque prefiere los calcáreos Sus copas son abovedadas. Forma grandes masas forestales, en unos casos monoespecíficas y en otras mixtas con el roble. Su madera, dura y de buena calidad, se emplea para elaborar muebles y utensilios. Su presencia es más escasa en Galicia y en el oeste asturiano. También puede estar acompañado por otras especies como fresnos, arces, tilos, tejos y acebos.


JERARQUÍA URBANA ESPAÑOLA:

Nos encontramos ante un mapa de España. En la leyenda aparece una variable a considerar y para representar la información se han utilizado una serie de figuras. Los cuadrados, representan las ciudades más importantes y dependiendo de su tamaño y color indicaran que tipo de metrópoli, con puntos se representan las ciudades de menor entidad. Debemos entender por jerarquía urbana, el orden, bien sea por su importancia política, económica o de otra índole de una ciudad sobre otra y por tanto su capacidad o no de transformar, organizar el territorio y su capacidad de relacionarse con otras ciudades. Para establecer una jerarquía entre ciudades, se pueden utilizar varios criterios, siendo el más simple el tamaño de la población o número de habitantes, sin embargo, no es suficiente para conocer su importancia o influencia en todo el territorio. Se hace por tanto necesario conocer otros aspectos como su capacidad de atracción, que se deberá a otros factores como sus funciones a través de la oferta de servicios, que junto con el tamaño de la población nos permiten situar a las ciudades en un orden dentro de la jerarquía. Teniendo esto en cuenta, podemos diferenciar entre metrópolis nacionales (Madrid y Barcelona) que tienen gran influencia dentro del país. Ambas tienen una importante relación política. Superan los tres millones, ejercen una gran cantidad de funciones (servicios muy especializados, sedes de multinacionales...) y mantienen relaciones con otras metrópolis internacionales. A continuación, tenemos las metrópolis regionales de primera orden. Son ciudades importantes que ejercen una gran influencia sobre el territorio a nivel regional y que mantienen lazos estrechos con las dos grandes ciudades nacionales (Bilbao, Zaragoza, Valladolid, Valencia, Palma, Murcia, Córdoba, Sevilla, Málaga y Gran Canaria). Tienen una población próxima al millón de habitantes. Tienen funciones y servicios diversificados. Han cobrado gran importancia a partir del desarrollo del Estado de las Autonomías. También encontramos en el mapa las metrópolis regionales de segunda orden, con funciones similares a las anteriores, pero con menor población y una influencia reducida a una parte de la región. (Vigo, La Coruña, Oviedo, Sabadell, Móstoles, Granada, Cartagena y Tenerife). En el mapa aparecen también ciudades medias, aquellas capitales de provincias con una población aproximada de 200.000 habitantes y ciudades pequeñas, con población entre 50.000 y 100.000 habitantes. Sus funciones son administrativas, educativas, sanitarias y presentan mayor desarrollo del sector terciario que su área de influencia provincial. Las relaciones urbanas se miden por los flujos económicos (mercancías, capitales, inversiones), de personas y de otros tipos (políticos, administrativos, culturales, o de información). Cuando los flujos son unidireccionales, entre una ciudad y otra indican relaciones de dominio/subordinación; cuando son bidireccionales, indican relaciones de integración/competencia. En el sistema urbano español, Madrid mantiene relaciones intensas con las demás metrópolis, especialmente con Barcelona. Esta tiene una influencia general más débil, aunque intensa en el sector oriental peninsular y en Baleares. El cuadrante nordeste es el área de mayor integración, pues sus cinco metrópolis principales mantienen intensas relaciones (Madrid-Barcelona-Valencia-Bilbao-Zaragoza). En el resto del sistema las relaciones entre ciudades son más reducidas e incompletas. Predominan los flujos de las ciudades con su zona rural o con ciudades próximas. El área con mayor desconexión entre ciudades es la que rodea a Portugal, excepto Galicia; en la submeseta sur existen amplios espacios desconectados; en el Cantábrico las relaciones se debilitan hacia el oeste; y las relaciones entre las metrópolis andaluzas y levantinas son poco intensas.

COMENTARIO PAISAJE AGRARIO DEL INTERIOR PENINSULAR:

Nos encontramos ante un mapa corocromático que representa los paisajes agrarios de España representados con cinco colores diferentes. La zona de color amarillo, representa el paisaje agrario del interior peninsular que ocupa la mayor parte de la España interior, la Meseta y la depresión del Ebro. Está zona geográfica está condicionada por las sequías estivales, la muralla montañosa que la rodea, agudiza su aridez y continentalidad, y también por su elevada altitud media. Su estructura agraria se caracteriza por un hábitat concentrado de pequeñas localidades en el valle del Duero y del Ebro y grandes pueblos en el Tajo y en el Guadiana. Las parcelas son por lo general abiertas. En las zonas de regadío predomina la pequeña propiedad, aunque cada vez más están apareciendo grandes explotaciones relacionadas con empresas vinculadas a la industria agroalimentaria, que implantan cultivos muy intensivos de muy alta productividad. Mientras que en las zonas de secano predomina la gran propiedad. Sin embargo, se está produciendo un redimensionamiento de la explotación que está dando lugar a un aumento de su tamaño y a que la zona comience a tener las explotaciones más grandes de España, esto es debido al éxodo rural y los abandonos de la población activa agraria, al envejecimiento de la población y al apoyo a la extensificación por la PAC, que obliga a asegurar la rentabilidad en el mayor tamaño. La actividad predominante en esta zona es la agricultura. Los cultivos son muy variados: en las zonas llanas de Castilla y León los cereales y el girasol; en Castilla La Mancha, Extremadura y las zonas más accidentadas la vid y el olivo, y en las zonas de regadío productos hortofrutícolas, forrajes y cultivos industriales. Además cabes destacar la monoespecialización en viñedo de amplias zonas como la Rioja, La Mancha y Navarra. La ganadería de esta zona presenta cuatro localizaciones importantes: vacuno en los sistemas montañosos, ganadería porcina, vacuna y aviar en las inmediaciones de las grandes ciudades, el ovino en zonas altas de Castilla y somontanos aragoneses, y en las dehesas extremeñas y salmantinas se usa una forma tradicional de explotación agroganadera, que explota durante unos años cultivos extensivos y que, durante los largos períodos de barbecho, utiliza el suelo como pasto para ganado porcino, bovino u ovino.



Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: